Vive, memor mortis.

Cada día que paso sin escribir, lo siento como una eternidad condenado a la nada de un silencio impermeable, una cárcel a prueba de sonido.

Notas- Francisco J Quintana (via extasisfilosofico)